Uso/Destino

 
La harina y el aceite de pescado son componentes clave de los alimentos para las especies de peces (incluidos los crustáceos como los camarones) en la acuicultura, así como los alimentos para cerdos y aves de corral. También se reconoce que tienen ventajas nutricionales particulares en los alimentos para mascotas y se utilizan cada vez más en estos mercados. La harina y el aceite de pescado no son solo proveedores de proteínas crudas y energía en la dieta, aunque logran ambos en gran medida.
 
La presencia de numerosos micronutrientes importantes como los ácidos grasos omega-3 (por ejemplo, EPA y DHA), aminoácidos, vitaminas particulares como el grupo B y la vitamina D, y algunos minerales clave (por ejemplo, Na, K y Se) también son considerados importante para la fisiología, el crecimiento y la salud. Para algunas de las principales especies de peces de cultivo, como el salmón, la trucha, la lubina y el rodaballo, los nutrientes presentes se acercan al contenido de la dieta silvestre y, por lo tanto, también respaldan la calidad del producto final.