Una forma más sofisticada de examinar los ratios Fish-In: Fish-Out (2020)

 

IFFO encargó un informe de Richard Newton (Aqua Horizons Consultancy), a continuación, se muestra el resumen del informe. El informe completo está disponible para los miembros de IFFO.

Los FIFO (ratios Fish In: Fish Out) se han utilizado con el tiempo como una forma de examinar el rendimiento de la acuicultura en relación con los peces silvestres que se utilizan en los alimentos balanceados. FIFO es considerado por algunos como un punto de referencia del progreso del sector en relación con su desempeño ambiental. IFFO le encargó a Richard Newton (Aqua Horizons Consultancy) que analice el paradigma Fish In: Fish Out de una manera más sofisticada, que tendrá en cuenta el verdadero valor de la harina y el aceite de pescado y su beneficio nutricional en los alimentos balanceados acuícolas.

Objetivos:

  • Establecer una base de datos de porciones de subproductos de las principales especies acuícolas, detallando su cantidad y calidad.
  • Producir modelos para diferentes estrategias de utilización para cada subproducto para cada especie como se detalla en la propuesta
  • Incluir referencias a las harinas de pescado entero.
  • Evaluar las contribuciones dentro del componente "FI" de la ratio FIFO, incluidos los micronutrientes y otros parámetros de calidad.
  • Producir un sistema de puntaje para ser usado en conjunto con los cálculos FIFO para cada estrategia de utilización.
  • Producir estudios de caso de aplicación del nuevo sistema de puntuación.

Hallazgos:

Los ratios Fish In: Fish Out (FIFO) se adoptaron por primera vez como un concepto a principios de la década de 2000 para calcular la cantidad de ingredientes marinos utilizados en los alimentos balanceados acuícolas. La idea se originó en la comunidad científica como un medio para identificar el material de las pesquerías de captura que se utilizó en apoyo de la acuicultura a través de alimentos balanceados en forma de harina y aceite de pescado (HPAP). En ese momento, la producción acuícola crecía de manera constante, y había cierta preocupación de que aumentar la producción, lo que resultaría en una mayor demanda de volumen de alimento balanceado, agregaría presión adicional a las cosechas pesqueras del mundo, para las poblaciones que proporcionaban el pescado utilizado como materia prima para la harina y el aceite de pescado (HPAP).

Hay algunos problemas con la aplicación del enfoque FIFO.

En primer lugar, el enfoque en FIFO y la interpretación errónea de que la mayor demanda de HPAP aplicaría una presión de captura cada vez mayor en las pesquerías suponía que las pesquerías que suministraban la materia prima para HPAP no estaban reguladas. Esto es claramente inexacto para la gran mayoría de las poblaciones de peces forrajeros que abastecen a la producción de HPAP.

En segundo lugar, FIFO, como concepto, no tiene en cuenta las diferencias en los ingredientes de los alimentos balanceados acuícolas, y al ignorar la naturaleza esencial de la contribución nutricional de la HPAP subestima su importancia, lo que aumenta las suposiciones incorrectas y desinformadas de que no son más que proveedores de proteínas y energía en los alimentos balanceados. Hay algunos micronutrientes clave en ambos materiales que son relativamente escasos (por ejemplo, los ácidos grasos omega-3 de cadena larga marinos, EPA y DHA), o su inclusión independiente en los alimentos balanceados es costosa y la harina de pescado es una fuente particularmente rica, y completa de estos materiales (por ejemplo, aminoácidos específicos como metionina y lisina; vitaminas del grupo B; minerales como calcio, fósforo, zinc; y algunos otros compuestos que se han relacionado con la palatabilidad y el crecimiento). Considerar "Fish In" como un cálculo del pescado silvestre en el alimento balanceado acuícola frente a las necesidades totales de proteínas, supone que los ingredientes son nutricionalmente iguales, y esto es incorrecto: la harina de pescado es nutricionalmente superior a la mayoría, sino a todos, los otros ingredientes de alimentos balanceados acuícolas.

En tercer lugar, un cálculo bruto de Fish Out (FO) no tiene en cuenta la amplia gama de productos adicionales que pueden resultar de la porción no comestible del pescado de cultivo, y especialmente el valor bioeconómico separado que estos materiales pueden tener. Teniendo en cuenta que estos productos se producen con el uso de peces forrajeros en la fabricación de HPAP, que tienen mercados inexistentes o débiles como alimento, el valor adicional generado a través de HPAP, por ende, alimentos balanceados acuícolas y acuicultura, genera considerables beneficios económicos y de seguridad alimentaria para la sociedad que no existirían de otra manera.

En cuarto lugar, un enfoque en FIFO combinado con percepciones a menudo negativas sobre el uso de HPAP que presentan algunos críticos, ignora la importante contribución que la materia prima de subproductos hace a la producción general de HPAP. También ignora el crecimiento en la proporción de este segmento, ya que el subproducto hará una contribución cada vez más significativa con el tiempo.

Nada de lo anterior se tiene en cuenta dentro del cálculo FIFO actual, y se puede concluir que FIFO es un mecanismo bastante crudo para medir la utilización de pescado entero como materia prima para HPAP.

IFFO encargó un proyecto con el Dr. Richard Newton que analiza el concepto FIFO con más detalle. Los hallazgos clave de Richard para este proyecto incluyen:

  • Cuando los ingredientes marinos se usan de manera eficiente, pueden producir tanto pescado a través de la acuicultura como se podría lograr mediante el consumo directo;
  • HPAP contiene muchos factores importantes para su uso en alimentos balanceados acuícolas, de los cuales las contribuciones a la palatabilidad y digestibilidad son especialmente importantes;
  • Las diferentes especies de peces de cultivo muestran proporciones variables de rendimiento comestible, por lo tanto, diferentes eficiencias en la utilización de HPAP en alimentos balanceados acuícolas desde una perspectiva de producción de alimentos;
  • Si bien se han logrado avances, aún existe la oportunidad de mejorar el uso de subproductos como materia prima en la producción de HPAP, y lograr esto con el tiempo apoya la producción de alimentos adicionales;
  • Por lo general, se puede agregar el mayor valor al dirigir las porciones de subproductos a los alimentos (a través de los alimentos balanceados), pero algunas aplicaciones no alimentarias también hacen usos valiosos de los subproductos (por ejemplo, quitosano y nutracéuticos);
  • No todos los ácidos grasos omega-3 de cadena larga suministrados por HPAP se depositan en la carne de pescado cultivada, ya que parte del material se metaboliza (a diferentes niveles para diferentes especies de peces).