Resumen Mensual

El Update de IFFO constituye una herramienta de gestión clave para la industria de la harina y del aceite de pescado, así como para sus figuras principales.  La base de este reporte es la voluntad y la buena predisposición de los miembros de IFFO para compartir la información. 

2020

Julio 2020

 

El Estado Mundial de la Pesca y la Acuicultura de la FAO se publicó el mes pasado. El informe SOFIA 2020 se centra en la "sostenibilidad en acción", que abarca las principales características del sector, así como la adaptación al cambio climático, la contribución de las mujeres al sector pesquero y cuestiones emergentes como las nuevas tecnologías y la bioseguridad de la acuicultura.

Es ampliamente reconocido, a lo largo de toda la cadena de valor, que no hay alternativa a la sostenibilidad y que se necesitan programas para mejorar aún más las pesquerías y la acuicultura. Solo puedo reconocer a la FAO por actualizar la forma en que presenta el estado de las poblaciones de peces y muestra la proporción de mariscos que proviene de pesquerías sostenibles versus pesquerías insostenibles. Resulta que, en volumen, el 78.7% de los peces marinos proviene de poblaciones de peces biológicamente sostenibles.

Indudablemente, esta estadística clara ayudará a enfocarse en cuestiones reales: el porcentaje de 21.3% (en volumen) y del 34.2% (en número) de las pesquerías que necesitan mejoras. Existe la voluntad de crear conciencia sobre este desafío, que podría ser el primer paso hacia un cambio positivo: la conciencia permite la acción colectiva y la coordinación.

Esto es precisamente lo que está sucediendo con los programas de certificación: los esfuerzos para coordinar un objetivo ambicioso, aunque realista, ahora son visibles: el nuevo Estándar de Fábrica de Alimentos Balanceados de Best Aquaculture Practices (BAP) requiere que un mínimo del 75 por ciento de los ingredientes marinos provenga de fuentes certificadas, o FIP, a partir del 2025. Este objetivo respalda los esfuerzos de MarinTrust para que el 75 por ciento de los ingredientes marinos mundiales, estén certificados, en evaluación o en su Programa de mejora para el 2025. Objetivo 75 también es el nombre de una iniciativa liderada por SFP, la Asociación de Pesca Sostenible. La ONG de conservación marina se enfoca en asegurar que el 75% de la producción mundial en sectores clave sea, como mínimo, sostenible (es decir, certificada por el programa MSC o lista verde en la herramienta de métricas de SFP) o este realizando mejoras constantes y verificables. Los estándares de alimentos balanceados acuícolas ayudan a incentivar el manejo responsable de las pesquerías. Y funciona: más del 50% de todos los ingredientes marinos producidos a nivel mundial ahora están certificados bajo el programa MarinTrust.

Sin embargo, es de interés para todos los interesados no solo centrarse en la sostenibilidad del sector de ingredientes marinos, sino también mirar más allá de nuestro sector y también considerar la sostenibilidad de los ingredientes de alimentos balanceados vegetales que complementan la harina y el aceite de pescado en los alimentos balanceados. Es interesante observar que el nuevo Estándar de Fábrica de Alimentos Balanceados de Best Aquaculture Practices (BAP) también establece nuevas ambiciones en este campo. Establece que las fábricas de alimentos balanceados adoptarán un suministro preferencial de harina de soya y derivados de soya producidos de manera responsable de modo que un mínimo del 50% (cálculo basado en el balance de masa) se obtenga de fuentes certificadas para junio de 2022. Para todos los insumos de soya, ya sean certificados o no, las fábricas de alimentos balanceados establecerán objetivos claros para: trazabilidad hasta el país de origen; verificación de cadenas de custodia; exclusión de material derivado de la deforestación ilegal, y; exclusión de material derivado de áreas ecológicamente sensibles. Después de junio de 2022, si se usa aceite de palma en los alimentos balanceados, deberá contar con la certificación RSPO (Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible).

El componente de ingredientes marinos del alimento balanceado se ha examinado durante décadas y, como resultado, se han desarrollado medios creíbles para proporcionar seguridad, incluidas las certificaciones de terceros a través de la creación del programa IFFO RS (ahora MarinTrust) en 2009. Sin embargo, si queremos lograr la sostenibilidad global con éxito, se requiere una visión compartida y una acción colectiva.

¡La sostenibilidad es una ambición compartida para todos nosotros a fin de garantizar la seguridad alimentaria y la biodiversidad en la actualidad y a largo plazo!

Petter M Johannessen

IFFO Director General

Junio 2020

 

El clima soleado que la mayoría de los países del hemisferio norte está disfrutando, brinda una oportunidad para que las personas aumenten su ingesta de vitamina D. Son pocos los alimentos que proporcionan esta vitamina preciosa, entre ellos se encuentra el pescado graso, junto con la yema de huevo y el hígado. Es bien sabido que la vitamina D juega un rol vital en el sistema inmune y en la protección contra la infección respiratoria, como lo recuerda la McCarrison Society, un grupo de expertos en nutrición.

3.1 mil millones de personas en el mundo obtienen el 20% de su ingesta diaria de proteína animal de los sistemas acuáticos y los mariscos son parte de una dieta equilibrada y recomendada. La vitamina D no es el único beneficio nutricional de los mariscos. El pescado también contiene vitaminas A y B, así como calcio y fósforo, una gran fuente de minerales y ácidos grasos de cadena larga (omega-3 EPA y DHA). El informe EAT-Lancet publicado en enero de 2019 afirma que la acuicultura podría "ayudar a orientar la producción de proteínas de origen animal hacia efectos ambientales reducidos y beneficios para la salud mejorados".

El salmón es un producto altamente nutritivo. Contiene más omega-3 que la mayoría de los otros peces. Sin embargo, el salmón tiene una capacidad muy limitada para producir EPA y DHA. La concentración de EPA y DHA en su carne está directamente relacionada con su dieta, que en la naturaleza es rica en aceite de pescado.

La Iniciativa Global del Salmón (GSI) publicó un nuevo informe de sostenibilidad a mediados de mayo, así que es de gran interés ver cómo los niveles de aceite de pescado en los alimentos balanceados del salmón de cultivo han ido evolucionando. El informe GSI está muy bien documentado y proporciona datos de siete años sobre 15 indicadores clave (diez ambientales y cinco sociales), para más del 50% de la industria mundial de cultivo de salmón. Se puede observar una tendencia creciente en 2019 en comparación con 2018 con respecto a la cantidad de aceite de pescado utilizado en los alimentos balanceados de salmón de cultivo. Estas son buenas noticias para los consumidores.

IFFO agradece este informe que reconoce que el aceite y la harina de pescado siguen siendo ingredientes importantes y estratégicos en la cría de salmón. Las estrategias comerciales han llevado a tasas de inclusión en evolución de la harina y el aceite de pescado, pero la conclusión es que la harina y el aceite de pescado proporcionan un paquete nutricional incomparable para el salmón de cultivo, que luego se pasa a los humanos.

Alimento balanceado de calidad significa comida de calidad.

Petter M.Johannessen
IFFO Director General

Mayo 2020

¡El aceite de pescado es mucho más que Omega3!

Los suplementos que contienen ácidos grasos omega-3 están experimentando una creciente demanda en medio de la crisis del COVID-19. Las personas quieren mejorar sus sistemas de inmunidad y las cápsulas de aceite de pescado son muy requeridas, aunque todavía no se han obtenido datos contundentes. Los tratamientos que contienen aceite de pescado, ácidos grasos omega-3, probados en pacientes con COVID-19 están comenzando a ser titulares y esto no sorprende considerando la gama de beneficios que ofrece el aceite de pescado.

Sin embargo, en este momento, cuando se trata de aumentar la inmunidad contra el coronavirus, no se deben sacar conclusiones apresuradas: todavía hay "un cuerpo insuficiente de literatura científica que conecte a los EPA/DHA con beneficios y resultados positivos en la inmunidad ya sea general o viral en una población sana", según lo indica la Organización Global para Omega-3s EPA y DHA (GOED por sus sigla en inglés).

Ya el aceite de pescado es altamente reconocido por sus beneficios, tanto para animales como para humanos, basado no solo en sus altos niveles de ácidos grasos omega-3 sino también en las vitaminas A y D que contiene. "Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 (EPA y DHA) tienen efectos beneficiosos en una variedad de patologías humanas, incluidas enfermedades cardiovasculares e inflamatorias, y papeles importantes en el desarrollo y la función neural", indica el Profesor Douglas Tocher en un artículo que escribiera para IFFO. Se recomienda que un adulto sano consuma mínimo entre 250–500 mg de EPA y DHA combinados cada día como parte de una dieta saludable. Más allá de estos, los beneficios del uso de aceite de pescado incluyen una fuente dietética de energía y esencial para una buena salud en general y un crecimiento óptimo. El aceite de pescado también mejora en gran medida la palatabilidad del alimento – que es vital en las primeras etapas del crecimiento de los peces.

Los pescados y mariscos son las principales fuentes de EPA y DHA, pero hay una brecha: un estudio reciente dirigido por Helen Ann Hamilton, Ph.D., ha destacado el suministro nutricional humano actual de EPA y DHA, estimado en solo 30 % de la demanda.

La acuicultura, como mayor usuario y proveedor de EPA y DHA, ha llevado la investigación a nuevas fuentes (biomasa y aceite de microalgas, y cultivos oleaginosos modificados genéticamente). Cada producto puede desempeñar un rol, pero el punto clave es que EPA y DHA son la fuente principal de estos omega-3 de cadena larga en el momento actual. Los omega-3 de cadena corta de origen vegetal (generalmente ácido alfa-linoleico, ALA) son diferentes y no confieren los mismos beneficios para la salud: el cuerpo humano puede convertir ALA a EPA, pero el proceso es ineficiente (menos del 5%). Las microalgas marinas son potencialmente el ingrediente marino más importante para complementar el suministro de aceite de pescado, pero como con todos los procesos de producción, estos procesos tienen un impacto ambiental (la producción se basa en el uso de sustratos vegetales que contienen azúcares, a menudo caña de azúcar o maíz, y el proceso requiere entradas de energía), que también deben ser considerados.

 

Petter M Johannessen

Abril 2020

¡La harina de pescado es mucho más que proteína!

Hoy más que nunca, la salud y la seguridad han pasado a primer plano y ocupan el primer lugar en la agenda mundial. La producción de alimentos es un sector amplio y multifacético con una cadena de valor compleja. Tiene una gran responsabilidad: alimentar al mundo de manera saludable pero también de manera responsable. La responsabilidad del sector pesquero se destacó en el reciente EAT-Lancet report, con el fin de lograr dos objetivos; una población más saludable y un planeta más saludable. “La agricultura y la pesca no sólo deben producir suficientes calorías para alimentar a una creciente población mundial, sino que también deben producir una variedad de alimentos que nutran la salud humana y apoyen la sostenibilidad ambiental ".

Según la FAO, la fuente obvia de proteína de pescado para consumo humano en el futuro será la acuicultura. Los ingredientes marinos tienen un lugar especial en el desarrollo necesario de la acuicultura, aportando cualidades únicas a los suministros de alimentos necesarios. Son una fuente segura de nutrientes clave para alimentar al mundo. Con la harina de pescado usada como ingrediente alimenticio, los agricultores pueden confiar en un producto equilibrado, altamente digerible y apetecible, que se utilizará en las etapas estratégicas del ciclo de producción de los animales en apoyo del su crecimiento y salud. La harina de pescado contiene típicamente 60% a 72% de proteínas y 5% a 12% de grasa, que es rica en ácidos grasos poliinsaturados omega-3 EPA y DHA de cadena muy larga, que promueven la salud, a menudo denominados 'omega-3'. Las proteínas en la harina de pescado tienen excelentes perfiles de aminoácidos que se ajustan exactamente a los requisitos de aminoácidos para las especies de peces carnívoros. La industria de la acuicultura moderna no existiría en su forma actual sin estos ingredientes, ya que cumplen con los requisitos nutricionales de los peces en un solo paquete.

Aunque la alimentación acuícola es el principal mercado, con un 65-70% del material, la harina de pescado también es un ingrediente clave para otras especies, incluidos los cerdos (donde se usan en dietas de destete), aves y alimentos para mascotas. Para estos otros animales, la harina de pescado proporciona una reconocida nutrición superior. De esta manera, se crea una conexión directa entre la pesca y la producción de alimentos terrestres. Esos nutrientes proporcionan beneficios nutricionales a una amplia gama de consumidores en todo el mundo y aseguran que se produzca comida de calidad a partir de alimentos de calidad.

Alimento de calidad significa comida de calidad.

El enfoque pionero de la industria en la década de 2000 de crear una plataforma de certificación conocida como IFFO RS, fue fundamental para garantizar la calidad de los ingredientes marinos utilizados como alimentos, especialmente en lo que se refiere a su trazabilidad. Hoy en día, brindar más claridad a la forma en que la industria interactúa con los modelos de certificación se ha convertido en un requisito y apoyo firmemente el cambio de marca de IFFO RS.

Petter Martin Johannessen

En el boletín de IFFO de este mes aprenderá sobre:

- Análisis de IFFO sobre la situación de la industria de reducción en medio de la crisis de Covid-19
- Nuevo nombre de IFFO RS
¿Qué hace que la harina de pescado sea tan especial?
- Los ingredientes marinos tienen un efecto multiplicador

Marzo 2020

El gobierno británico acaba de anunciar que ha adelantado en cinco años hasta el 2035, la prohibición de vehículos con motores de combustión. Como en muchos otros países, la finalidad de este anuncio es que se logren cero emisiones netas de carbono.

No podemos más que aplaudir esta mentalidad tan proactiva. Por otro lado, si bien es cierto que los vehículos eléctricos pueden contribuir a la mejora del aire que respiramos, las emisiones de C02 sólo reflejan la forma en que la energía eléctrica se genera y almacena.

Es necesario evaluar todos los impactos ambientales relacionados a todas las etapas del ciclo de vida de un producto, proceso o servicio comercial antes de sacar conclusiones sobre la sostenibilidad de un producto o su continuidad de suministro.

Lo que es cierto para los automóviles también aplica a las dietas. Dado que las dietas libres de carne y pescado son cada vez más importantes, debemos tratar de entender la complejidad de la gestión de la tierra y el agua.

Un nuevo estudio del Instituto de Investigación Independiente SINTEF of Norway sustenta bien este tema. Basado en un profundo análisis sobre emisiones de gases de efecto invernadero de diferentes tipos de mariscos y alimentos terrestres en Noruega, el estudio concluye que la sustitución de ingredientes de alimentos a base de plantas en alimentos para peces con ingredientes marinos, como la harina y el aceite de pescado, podría reducir la huella de carbono de los peces de cultivo.

La harina y el aceite de pescado, como base de los alimentos formulados, transmiten sus beneficios nutricionales a los humanos y llevan consigo varias décadas de datos e información sobre el suministro de materias primas, la producción, el perfil de nutrientes y otros detalles. Son un factor conocido en la industria de piensos y deben usarse estratégicamente para combinar los requisitos de salud y nutrición con la continuidad del suministro.
Los ingredientes marinos no solo son más sostenibles con respecto a la huella de carbono, sino que tienen todos los nutrientes esenciales para garantizar el bienestar animal, tasa de crecimiento y calidad de filete.

Petter M Johannessen

Pages