Los ingredientes marinos tienen un efecto multiplicador

Los ingredientes marinos proporcionan nutrientes inigualables y esenciales a los peces de cultivo, y lo más importante, en las primeras etapas de su crecimiento. Las fuentes de ingredientes marinos a menudo provienen de peces que no tienen un mercado sólido de alimentos y, en cambio, este valioso recurso puede procesarse en harina y aceite de pescado para contribuir aún más con la producción mundial de proteínas, la seguridad alimentaria y la salud animal de granja y la salud humana. Tradicionalmente, la harina y el aceite de pescado proporcionaron la base de la alimentación acuícola, pero debido al suministro limitado de este recurso esencial, ahora se usan estratégicamente para garantizar la salud continua de los peces.

En 2018, aproximadamente el 75% de la harina de pescado y el 73% del aceite de pescado producido se destinaron a la acuicultura. Para la materia prima, 1 kg de pescado mediante el uso de acuicultura produce más de 4,5 kg de pescado de cultivo. Al comparar productos procesados, 3.5 millones de toneladas de harina de pescado y 700,000 toneladas de aceite de pescado, producen más de 44 millones de toneladas de pescado de cultivo alimentado con el beneficio del suministro adicional de ingredientes predominantemente de origen vegetal. Esto equivale a un increíble efecto multiplicador de producir más de 10 veces su volumen en peces de cultivo, lo que ilustra la verdadera importancia de la harina y el aceite de pescado para la producción mundial de pescado y marisco de cultivo.