La industria de la harina y aceite de pescado: Historia de IFFO

 

IFFO se creó en el año 2001, pero tiene una historia colectiva a lo largo de 60 años, que incluye las actividades de sus predecesores, es decir, la Organización de Exportadores de Harina de Pescado (FEO), la Asociación Internacional de Fabricantes de Harina de Pescado (IAFMM) y la Asociación Internacional de Fabricantes de Harina y Aceite de Pescado (IFOMA). En 2012, IFFO cambió su nombre de IFFO Organización de Harina y Aceite de Pescado a IFFO Organización de Ingredientes Marinos. En 2013, la oficina en el Reino Unido se trasladó de St. Albans al Centro de Londres para mejorar el acceso a los miembros.

En 2018, Petter Martin Johannessen fue nombrado Director General. Anne Mette Baek es Presidenta de IFFO para el periodo 2020-2021.

1959 – 1990s
Creación de una red para que la industria crezca y responda a la creciente y cambiante demanda

En este periodo el mundo comenzó a "comprender la naturaleza del proceso de desarrollo: el desarrollo no solo es crecimiento económico, es crecimiento con cambio", de acuerdo con las Naciones Unidas. En 1945 se creó la FAO a fin de liderar los esfuerzos internacionales para vencer el hambre. Entre 10 y 15% de las personas en el mundo se encuentran desnutridas y más de la mitad padecen hambre, desnutrición o ambos (FAO, 1963).  

IFFO nace de una necesidad de la industria de harina y aceite de pescado para la colaboración, información y solución de problemas comunes. Objetivo de IFFO: facilitar la cooperación y el trabajo conjunto, compartir información para crear una base de conocimientos y abordar problemas comerciales comunes.

Entre 1960 y 1990, el uso de la harina de pescado cambia principalmente de alimento para cerdos y aves de corral a alimentos para acuicultura. Si bien en la década de 1960 la acuicultura estaba relativamente segmentada, con resultados de unos pocos millones de toneladas por año, la producción anual se incrementó rápidamente hasta alcanzar 17 millones de toneladas en 1990. La harina y el aceite de pescado generaron la industria moderna de la acuicultura: los alimentos viables para la industria en su etapa inicial facilitaron el desarrollo tecnológico en otros campos como la ingeniería y la salud.

1990s – 2010s
Permitir que la industria ofrezca garantías de estabilidad y que se expanda globalmente

En los 90 y hasta la década de 2010, el impulso para promover el libre comercio abrió nuevos mercados, pero también suscitó preocupaciones sobre el bienestar de las personas y el futuro de los recursos naturales. Surgieron pautas de carácter voluntario. El Código de conducta de la FAO para la pesca responsable se aprobó en 1995. Si bien la producción mundial de pescado y mariscos se triplicó entre 1960 y 1990, el Código establece los principios de gestión sostenible de la pesca y se ocupa del desarrollo de la acuicultura. Se insta a las empresas a apoyar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, aprobados en 2015 y el Acuerdo de París sobre el Clima.

IFFO se centra en la totalidad de la cadena de valor y se asocia con organizaciones internacionales. IFFO se expande en Asia y crea una Norma Internacional para el Suministro Responsable de ingredientes marinos que, para el 2012, ha certificado que el 40% de la producción mundial de harina y aceite de pescado se extrae y se fabrica de manera responsable.

Desde los años 2000, el suministro de ingredientes marinos permanece estático en alrededor de cinco millones de toneladas de harina de pescado y 1 millón de toneladas de aceite de pescado por año. Existe una proporción creciente, ¼ en 2012 y 1/3 en 2016, de subproductos pesqueros en la materia prima desde donde se producen. Por consiguiente, existe una proporción menor, 75% y en caída, y el uso en términos de tonelaje de peces capturados en el mar.

2010 – 2025
Contribuir con alimentar a una población creciente de manera sostenible y responsable

En 2025, la población mundial llegará a los 8.1 mil millones. En un escenario que cambia rápidamente con inestabilidad política, cambio climático, escasez de recursos e inequidad social, los modelos empresariales necesitan transformarse para que la sostenibilidad se convierta en norma. Desde el 50% actual, la tasa de alimentos marinos producidos por la acuicultura alcanzará el 62% para el 2030 (FAO).

Además de contribuir con alimentar a una población creciente con proteínas, IFFO se ocupa de la necesidad de una mayor transparencia y colaboración: la Norma IFFO para el suministro responsable se convierte en una entidad independiente y cambia su nombre. IFFO impulsa en sus miembros el diálogo con toda la cadena alimentaria y se compromete de manera proactiva con los medios y las ONG para hacer frente a los problemas ambientales y sociales.

IFFO promueve una industria abierta y responsable que es vital para la industria alimentaria mundial, a la par que ofrece programas colaborativos de investigación y recopilación de datos, motivando a las pesqueras a participar en los FIP y el programa IFFO RS Mejorador e invitando a los gobiernos locales a cumplir con el Código de Conducta de la FAO. IFFO respalda un uso creciente de derivados (se espera que esté en un nivel de 38% en 2025 de acuerdo con la FAO).