Importancia de omega-3 y aceite de pescado dietético

Este artículo fue escrito por el Prof. Douglas Tocher (Institute of Aquaculture, University of Stirling, UK)

El aceite de pescado es una fuente natural de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 (EPA y DHA), que son nutrientes esenciales para todos los vertebrados que tienen un papel importante en el desarrollo y en la regulación del metabolismo y la fisiología. Por lo tanto, los EPA y DHA en la dieta tienen efectos beneficiosos en una variedad de patologías humanas, incluidas enfermedades cardiovasculares e inflamatorias, y funciones importantes en el desarrollo y la función neural.

Omega-3 y omega-6 trabajan en equilibrio

También hay ácidos grasos omega-6, como el ácido araquidónico, que de manera similar tienen funciones metabólicas esenciales que generalmente son opuestas a las del omega-3. Por lo tanto, omega-3 y omega-6 trabajan en equilibrio para controlar y regular la fisiología. Sin embargo, aproximadamente en el último siglo, la agricultura industrial y el aumento de los aceites vegetales han experimentado un gran cambio en este equilibrio con omega-6 en la dieta que ahora supera el omega-3 en más de 20 veces, lo que resulta en diversas condiciones metabólicas. El aceite de pescado dietético rico en ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 tiene efectos beneficiosos para la salud al mitigar el exceso de omega-6 en la dieta y restablecer ese equilibrio.

El omega-6 en la dieta ahora supera el omega-3 en más de 20 veces

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 tienen los mismos papeles esenciales en los peces que en los humanos, por lo que los omega-6 y omega-3 en la dieta deben estar en equilibrio en los peces para tener efectos beneficiosos sobre el metabolismo y la fisiología. Sin embargo, la situación actual en las dietas para peces de cultivo refleja la de la dieta humana. El uso cada vez mayor de aceites vegetales y proteínas vegetales en los alimentos para peces ha aumentado los niveles de omega-6 y los niveles de omega-3 en las dietas de peces de cultivo, con el riesgo asociado de problemas de salud potencialmente graves relacionados con esto. Por ejemplo, la creciente incidencia y gravedad de las enfermedades inflamatorias, como la inflamación del corazón y del músculo esquelético y el síndrome de cardiomiopatía en el salmón atlántico de piscifactoría, han sido paralelas al uso creciente de aceite vegetal en la dieta. Se demostró que el impacto de estas enfermedades se mitigaba con alimentos funcionales que se enriquecían con EPA a través de una mayor inclusión de aceite de pescado.

Las ingestas de EPA y DHA son importantes en las etapas críticas del ciclo de vida de los peces

Existe evidencia considerable de muchas otras funciones beneficiosas de los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 en la dieta, EPA y DHA, en los peces, particularmente en las etapas críticas del ciclo de vida. En los reproductores, los criterios clave de calidad del huevo, incluidas las tasas de eclosión y fertilización, se correlacionan positivamente con los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 en especies marinas como el bacalao del Atlántico (Gadus morhua), la dorada (Sparus aurata) y la lubina europea (Dicentrarchus labrax). El EPA y el DHA en la dieta también son esenciales para las etapas tempranas de la vida de los peces, con supervivencia, crecimiento, desarrollo y vitalidad de las larvas afectadas positivamente por el EPA y el DHA en la dieta. En peces planos marinos, se requieren ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 y especialmente DHA para promover la metamorfosis y la pigmentación correctas. El suministro adecuado de DHA es particularmente importante en el crecimiento y desarrollo rápido de larvas de peces marinos que tienen un alto porcentaje de tejido neural en su masa corporal relativamente pequeña. Por lo tanto, los alimentos vivos que incluyen rotíferos y Artemia, utilizados para la cría de larvas de peces marinos y especies de crustáceos (camarones) son nutricionalmente inadecuados y requieren ser enriquecidos con omega-3, EPA y especialmente DHA. Esto resalta claramente la importancia crítica del omega-3 derivado del aceite de pescado en la nutrición de larvas y reproductores para producir huevos y larvas de alta calidad con contenidos de DHA y EPA optimizados para dar a los embriones y larvas en desarrollo la mejor oportunidad de éxito.

DHA tiene un rol clave en la visión

El ácido graso omega-3 derivado del aceite de pescado, DHA, también tiene un papel clave en la visión, que a su vez es particularmente importante en los peces que son depredadores. Se demostró que una deficiencia en la visión de DHA en la dieta a baja intensidad de luz en arenque atlántico juvenil (Clupea harengus), con peces deficientes que son depredadores menos activos a baja intensidad de luz con muy pocos golpes observados. Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 también son muy importantes en otra etapa crítica de la vida, la ssmoltificación, en el salmón del Atlántico. Uno de los cambios metabólicos preadaptativos en el salmón que se somete a la transformación de parr-smolt es la biosíntesis endógena incrementada de EPA y DHA. Indudablemente, esto refleja la importancia de estos ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 para mitigar el estrés de pasar del agua dulce al agua de mar, que es un momento de mayor sensibilidad a las infecciones y enfermedades.

Resistencia a enfermedades

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 en la dieta también tienen papeles importantes en la resistencia a las enfermedades al promover la función inmune y tener funciones clave en las vías fundamentalmente importantes de la inflamación. Por ejemplo, los omega-3 afectan la inmunidad celular, particularmente las actividades fagocíticas y bactericidas de los macrófagos, ya que se reducen en las dietas alimentadas con pescado con aceite vegetal que reemplaza el aceite de pescado. Sin embargo, en general, el papel de los omega-3 en la inmunidad y la inflamación está mediado principalmente por los eicosanoides, productos oxigenados de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga, producidos por las enzimas ciclooxigenasa y lipoxigenasa. Los eicosanoides derivados de Omega-6, específicamente ARA, son muy potentes, la prostaglandina E2 (PGE2) es proinflamatoria y aumenta la permeabilidad vascular, mientras que el leucotrieno B4 (LTB4) estimula la síntesis de citocinas proinflamatorias, TNF-α e interleucinas IL- 1β e IL-6. Por el contrario, los eicosanoides omega-3 equivalentes PGE3 y LTB5 tienen baja potencia. Además, como los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga compiten por las mismas enzimas COX y LOX, la EPA también inhibe los efectos de ARA, enfatizando la necesidad de un equilibrio entre los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 y omega-6. Sin embargo, el aceite de pescado omega-3, EPA y DHA, también son precursores de resolvinas, proteínas y maresinas, denominadas colectivamente mediadores pro-resolución especializados (SPM) que son compuestos antiinflamatorios, que son importantes para la terminación ("resolución") respuestas inflamatorias y evitar que la inflamación aguda normal se vuelva crónica y dañina.

El aceite de pescado es la fuente natural de EPA y DHA

Finalmente, es importante destacar que los peces de cultivo son cada vez más importantes en la dieta humana para el suministro de EPA y DHA. Por lo tanto, es importante que los peces de cultivo sean tan nutritivos para los consumidores humanos como los peces salvajes, especialmente los salmónidos y las especies marinas, que consumen altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga omega-3 en su dieta natural. Por lo tanto, los peces de cultivo también necesitan ser alimentados con altos niveles de EPA y DHA para transmitirlos a la población humana. El aceite de pescado es la fuente natural de EPA y DHA y sigue siendo un ingrediente clave en los alimentos de los peces de cultivo, no solo para apoyar y promover el crecimiento, la supervivencia, la salud y el bienestar de los peces de cultivo, sino también para garantizar que sigan siendo un alimento altamente nutritivo con muchos efectos beneficiosos y componentes importantes de una dieta saludable.

 

Referencias

Bell, J.G., Tocher, D.R., Farndale, B.M., Cox, D., McKinney, R., Sargent, J.R., 1997. El efecto de los lípidos de la dieta sobre el metabolismo de los ácidos grasos poliinsaturados en el salmón del Atlántico (Salmo salar) que experimenta la transformación de parr-smolt.  Lipids 32, 515-525.

Bell, M.V., Batty, R.S., Dick, J.R., Fretwell, K., Navarro, J.C., Sargent, J.R., 1995. La deficiencia dietética de ácido docosahexaenoico perjudica la visión a bajas intensidades de luz en arenque juvenil (Clupea harengus L.). Lipids 30, 443-449.

Burns, J.L., Nakamura, M.T., Maa, D.W.L., 2018. Diferenciar los efectos biológicos del ácido linoleico del ácido araquidónico en la salud y la enfermedad. Prostaglandins Leukotrienes Essent. Fatty Acids 135, 1–4.

Calder, P.C., 2014. Ácidos grasos omega-3 (n-3) de cadena muy larga y salud humana. Eur. J. Lipid Sci. Technol. 116, 1280–1300.

Calder, P.C., 2018. Ácidos grasos n-3 de cadena muy larga y salud humana: realidad, ficción y futuro. Proc. Nutr. Soc. 77, 52–72.

Dennis, E.A., Norris, P.C., 2015. Tormenta eicosanoide en infección e inflamación. Nat. Rev. Immunol. 15, 511-523.

Lands, B., 2014. Perspectivas históricas sobre el impacto de los nutrientes n-3 y n-6 en la salud. Prog. Lipid Res. 55, 17–29.

Martinez-Rubio, L., Evensen, Ø., Krasnov, A., Jørgensen, S.V., Wadsworth, S., Ruohonen, K., Vecino, J.L.G., Tocher, D.R., 2014. Efectos de los alimentos funcionales sobre la composición lipídica, las respuestas transcriptómicas y la patología en el corazón del salmón del Atlántico (Salmo salar L.) antes y después del desafío experimental con el virus de la miocarditis por piscina (PMCV). BMC Genomics 15, 462.

Martinez-Rubio, L., Morais, S., Evensen, Ø., Wadsworth, S., Vecino, J.L.G., Ruohonen, K., Bell, J.G., Tocher, D.R., 2012. Los alimentos funcionales reducen la inflamación del corazón y la patología en el salmón del Atlántico después del desafío experimental con el reovirus del salmón del Atlántico (ASRV). PLoS ONE 7, e40266.

Montero, D., Kalinowski, T., Obach, A., Robaina, L., Tort, L., Caballero, M.J., Izquierdo, M.S., 2003. Fuentes de lípidos vegetales para dorada (Sparus aurata): efectos sobre la salud de los peces. Aquaculture 225, 353-370.

Montero, D., Izquierdo, M., 2011. Bienestar y salud de los peces alimentados con aceites vegetales como fuentes alternativas de lípidos al aceite de pescado, en: Turchini, G.M., Ng, W.-K., Tocher, D.R. (Eds.), Fish Oil Replacement and Alternative Lipid Sources in Aquaculture Feeds. Taylor & Francis, CRC Press, Boca Raton, pp. 439-485.

Sargent, J.R., Bell, J.G., McEvoy, L., Tocher, D.R., Estevez, A., 1999. Desarrollos recientes en la nutrición de ácidos grasos esenciales del pescado. Aquaculture 177, 191-200.

Skjelstad, H.R., Bornø, G., Flesjå, K., Hansen, H., Nilsen, H., Wasmuth, M.A., Hjeltnes, B., 2008.Helsesituasjonen hos laksefisk 2007 (Enfermedades en salmónidos de cultivo 2007; en noruego). Report from the National Veterinary Institute, Norway.

Sprague, M., Dick, J.R., Tocher, D.R., 2016. Impacto de los alimentos sostenibles en los niveles de ácidos grasos de cadena larga omega-3 en el salmón atlántico de piscifactoría, 2006-2015. Sci. Rep. 6, 21892.

Tocher, D.R., 2003. Metabolismo y funciones de los lípidos y ácidos grasos en peces teleósteos. Rev. Fisheries Sci. 11, 107-184.

Tocher, D.R., 2010. Requerimientos de ácidos grasos en la ontogenia de peces marinos y de agua dulce. Aquaculture Res. 41, 717-732.

Tocher, D.R., 2015. Ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga Omega-3 y acuicultura en perspectiva. Aquaculture 449, 94-107.

Tocher, D.R., Glencross, B.D., 2015. Lípidos y ácidos grasos. En: Nutrientes dietéticos, aditivos y salud de los peces. (Lee, C.-S., Lim, C., Webster, C. and Gatlin III, D.M., Eds.), Ch.3. pp. 47-94, Wiley-Blackwell. (ISBN: 978-0-470-96288-6).

Ytrestøyl, T., Aas, T.S., Åsgård, T., 2015. Utilización de recursos alimenticios en la producción de salmón del Atlántico (Salmo salar). Aquaculture 448, 365–374.