Sostenibilidad - Subproductos

El procesamiento de pescado para consumo humano da lugar a subproductos en forma de cabezas, vísceras, esqueletos, pieles y otros como colas, aletas, escamas, carne picada, sangre, etc. El material generado después del procesamiento es valioso como materia prima ya que a menudo se utiliza para la producción de harina de pescado y aceite de pescado. Se estima que aproximadamente un tercio de la harina de pescado producida se elabora a partir de subproductos marinos de pescado para consumo humano. La tendencia en general es que esa proporción aumente a medida que se utilizan más peces enteros para el consumo humano directo, y la sociedad tenga más éxito en la recolección del subproducto. Una gran parte de los subproductos que se utilizan para producir harina de pescado y aceite de pescado proviene del procesamiento de pescado de captura silvestre para el consumo humano, pero una cantidad creciente proviene de los subproductos del procesamiento de la acuicultura. Los datos de Jackson y Newton (2016) [1] sobre el uso de subproductos de la pesca para producir harina de pescado indican que aproximadamente el 66% de la harina de pescado elaborada a partir de subproductos proviene de peces de captura silvestre y el 34% de la acuicultura. Ese informe también indicó que a medida que la acuicultura crezca, habrá potencialmente más materia prima disponible para la producción de harina de pescado y aceite de pescado.

Según la FAO [2], la pesca mundial de captura ha alcanzado un nivel estable con algunas fluctuaciones después de 1988. La nivelación de la pesca mundial de captura se debe en gran medida a la creciente conciencia de la necesidad de una pesca sostenible de las pesquerías de captura silvestre ya que su producción es crucial para los medios de subsistencia, la seguridad alimentaria y la nutrición de miles de millones de personas. Los gobiernos nacionales, las organizaciones internacionales, las organizaciones no gubernamentales, los organismos y los supermercados están tratando de garantizar la sostenibilidad de los recursos pesqueros, mientras trabajan juntos para crear una conciencia mundial sobre la importancia de proteger nuestros recursos pesqueros.

Como se analiza con más detalle en la sección de sostenibilidad para peces forrajeros, la gestión pesquera generalmente aplica el concepto de rendimiento máximo sostenible (RMS) donde los objetivos son mantener la mortalidad por pesca en niveles en o por debajo del RMS, garantizando así la continuidad de suficiente biomasa para la reproducción y reclutamiento futuro de peces en la pesquería. El concepto es esencial para el Código de Conducta para la Pesca Responsable (CCRF) [3] de la FAO, cuyos principios se utilizan como punto de referencia en muchos esquemas de certificación.  

La pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR) perjudica a todo el sector de productos pesqueros y debe abordarse. La Comisión Europea (CE) ha propuesto medidas que restringirían el acceso al mercado de la Unión Europea (UE) a los países cuyos productos pesqueros puedan identificarse como INDNR. Además, las sanciones se aplicarán en caso de que se cometan infracciones. El uso de subproductos de materia prima que se origine de la pesca INDNR es totalmente inaceptable.

Las decisiones sobre el estado de las poblaciones de peces a menudo se basan en el asesoramiento de organismos gubernamentales nacionales, así como en organizaciones de investigación marina como el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES) que coordina y promueve la investigación marina sobre oceanografía, el medio ambiente marino y ecosistemas y recursos marinos vivos en el Océano Atlántico Norte y mares adyacentes [4]. ICES funciona a través de comités, grupos de expertos y talleres, y es una red de más de 5,000 científicos, de 690 instituciones de investigación en 20 países. ICES proporciona información y asesoramiento a los países miembros y organismos internacionales para que puedan tomar decisiones informadas sobre el uso sostenible del medio ambiente marino y sus recursos. En general, las capturas totales permisibles (TAC) y las cuotas de las pesquerías se deciden internacional y nacionalmente por los respectivos gobiernos con base al asesoramiento científico de organizaciones como ICES y otros organismos asesores independientes de investigación marina relevantes para cada área o país. Estos mecanismos para la gestión de pesquerías son bien reconocidos y entendidos, pero dependen del recurso del gobierno nacional para la captura de datos, el modelado de poblaciones y la evaluación de la cuota, la implementación de regulaciones y la ejecución.

De manera similar al pescado forrajero, el esquema de Suministro Responsable de IFFO (IFFO RS) permite a los productores de harina y aceite de pescado de subproductos demostrar que las materias primas provienen de fuentes responsables y son producidas responsablemente, donde las pesquerías que pueden ser el origen de ese material son aprobadas independientemente bajo el estándar IFFO RS. El Estándar de Pesquerías del Marine Stewardship Council (MSC) [5] y el CCRF de la FAO juegan un rol integral en el reconocimiento del cumplimiento del IFFO RS en las evaluaciones de las pesquerías.

La acuicultura está creciendo a nivel mundial y ha sido catalogada por la FAO como el sector de proteínas de más rápido crecimiento durante un período de por lo menos las últimas dos décadas. Aunque esa tasa de crecimiento está disminuyendo, aún conserva esa posición, con la estimación más reciente de la FAO para el período 2005-2014 en 5.8% anual (una disminución de 7.2% en comparación con la década anterior) [6]. Con ese crecimiento continuo, surge la perspectiva de un mayor suministro de subproductos y una oportunidad asociada para un cierto aumento en la producción de harina de pescado y aceite de pescado de esa fuente. El procesamiento de la acuicultura tiende a ubicarse geográficamente cerca de la producción, y tendrá como objetivo maximizar el valor del producto al garantizar que se maneje de una manera que no comprometa la calidad. Esos también son criterios importantes para la producción de harina de pescado y aceite de pescado, y suponiendo que el subproducto se maneja de la misma manera, entonces el subproducto de la acuicultura también teóricamente puede producir harina de pescado y aceite de pescado de buena calidad.

La acuicultura es una fuente importante de subproductos y es alentador que haya varios estándares disponibles para garantizar la producción responsable de la acuicultura. Los estándares abordan áreas clave tales como los impactos ambientales de la acuicultura, el abastecimiento de ingredientes de alimentos balanceados y materias primas para alimentos balanceados, y muchos abordan también cuestiones de sostenibilidad y crean un marco para diferenciar las fuentes de productos acuáticos a este respecto. La FAO proporciona una visión general de los estándares actuales de acuicultura y los esquemas de certificación [7].

La creciente conciencia de la importancia del uso sostenible de los recursos pesqueros ha llevado a mejoras significativas en las poblaciones de peces. Los sistemas y programas actuales que están en vigencia junto con los esquemas de certificación de sostenibilidad y una mayor conciencia del consumidor ya están dando como resultado que se gestionen más poblaciones de pesqueras dentro de los límites sostenibles.

El uso de subproductos de la pesca de captura y la acuicultura se alinea con políticas más amplias, como las políticas de la Unión Europea sobre una "Economía circular [8]", "Bioeconomía azul [9]" y "Crecimiento azul [10]", orientación de la FAO sobre fuentes de proteínas para los alimentos balanceados animales [11] y varios de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU [12] (ODS). Por lo tanto, es ampliamente reconocido como un importante contribuyente a muchos objetivos, y los productores de harina de pescado están brindando efectivamente un servicio importante a la humanidad con esta operación.

 

[1] Jackson and Newton, 2016. Project to model the use of fisheries by-products in the production of marine ingredients, with special reference to the omega 3 fatty acids EPA and DHA.  Institute of Aquaculture, University of Stirling, UK and IFFO, The Marine Ingredients Organisation.

[2] FAO 2016, The State of World Fisheries and Aquaculture. Contributing to food security and nutrition for all. Rome. 200 pp.