Ratios pescado requerido: pescado obtenido (FIFO) para la conversión de pescado silvestre a pescado de cultivo, incluyendo salmón

Los FIFO (ratios de pescado requerido: pescado obtenido) han sido examinados con el tiempo como una manera de ver el rendimiento de la acuicultura en relación con el pescado silvestre que es utilizado en el alimento. Aunque existen algunos temas con la aplicabilidad del concepto, FIFO aún es considerado por algunos como un punto de referencia del progreso del sector en relación con su rendimiento medioambiental. Con esto en mente, IFFO ha actualizado las estimaciones FIFO utilizando la información disponible para el 2015, siguiendo el mismo protocolo que fue aplicado para determinar las cifras FIFO para el 2000 y el 2010.

Cómo son calculados los ratios FIFO

La forma en que IFFO calcula los ratios FIFO se basa en lo siguiente:

  • Utiliza información de producción de la FAO para brindar estimados de los tonelajes de producción de acuicultura por grupos de especies;
  • Aplica cifras estándar de producción de harina de pescado (22.5%) y aceite de pescado (4.8%) a todas las materias primas en producción;
  • Aplica estimaciones de uso por la industria de sub-producto en la producción de harina y aceite de pescado (actualmente 33%);
  • Aplica niveles de inclusión de harina y aceite de pescado en el alimento balanceado de toda la industria, así como tasas de conversión de alimentos (FCR) y estimaciones regionales proporcionales de los volúmenes alimentados basadas en la opinión de expertos;
  • Corrige los volúmenes de harina y aceite de pescado suponiendo que los ingredientes marinos operan dentro de una industria global donde ocurre la redirección de productos para satisfacer las necesidades del mercado (elimina el riesgo de doble conteo).

Para grupos de especies individuales, los montos totales de harina y aceite de pescado son calculados en base a los volúmenes de alimento balanceado requeridos, los cuales a su vez están basados en estimaciones FCR. Estas cifras son extrapoladas a equivalentes de pescado entero para la materia prima, basado en las cifras de producción. Un factor de conversión se aplica entonces a las cifras de materia prima para explicar el volumen de sub-producto utilizado en la producción, reflejando la realidad en el sector. Los grupos de especies son ordenados de acuerdo al uso de harina y aceite de pescado, para poder tener en cuenta las diferencias entre grupos con respeto a las tasas de inclusión de los alimentos balanceados (por ejemplo, los salmónidos utilizan más aceite de pescado, el camarón utiliza más harina de pescado).

Esta información es presentada a continuación, conjuntamente con las cifras calculadas para el 2000 y el 2010.

 

2000

2010

2015

Crustáceos

0.91

0.45

0.46

Peces marinos

1.48

0.88

0.53

Salmón y trucha

2.57

1.38

0.82

Anguilas

2.98

1.81

1.75

Ciprinidos

0.07

0.03

0.02

Tilapia

0.27

0.18

0.15

Otros peces de agua dulce

0.60

0.15

0.13

Total de la acuicultura

0.63

0.33

0.22

Vemos en general que las especies de acuicultura alimentada están mostrando una reducción en el cálculo FIFO. Esto, por supuesto, no es inesperado ya que las tasas de inclusión de harina y aceite de pescado han estado en declive conforme más volumen de alimento acuícola es producido en el contexto de un suministro finito anual de harina y aceite de pescado. La cifra de la acuicultura global alimentada muestra una notable disminución a 0.22, lo que esencialmente significa que por cada 0.22 kg de pescado silvestre entero utilizado en la producción de harina de pescado, un kilo de pescado de cultivo es producido. En otras palabras, por cada 1 kg de pescado silvestre utilizado, se produce 4.5 kg de pescado de cultivo. De particular importancia es la cifra de los salmónidos, la cual para el 2015 es menor de 1.0, es decir, la industria de alimento balanceado de salmónidos soporta la producción de más pescado de cultivo de lo que esta utiliza como pescado de alimento. Parece ser la primera vez que se registra esta situación. 

Existe una excepción a esta tendencia en las cifras del 2015, donde los crustáceos (por ejemplo el camarón de cultivo) son similares a las cifras del 2010. Esto puede ser fácilmente explicado por el impacto de los problemas de enfermedad en el sector, reduciendo la producción y afectando los FCR, frente a la tasa de inclusión de harina de pescado que ha disminuido solo un poco entre el 2010 y el 2015 si hablamos de toda la industria. 

En general esto es un mensaje muy positivo sobre la contribución de los ingredientes marinos a la producción global de proteína. La industria de harina de pescado soporta la producción de un volumen de proteína significativamente mayor para la humanidad que el volumen que sería suministrado por el simple consumo directo del pescado utilizado como materia prima en el proceso de producción.

FAQs

En resumen, los puntos clave de los ratios FIFO del 2015 son:

  1. El FIFO (pescado requerido: pescado obtenido) para la conversión de pescado silvestre de alimentación a salmón de cultivo es de 1:1.22 (ratio del 2015), mostrando que el salmón de cultivo ahora produce más proteína consumible globalmente de lo que es utilizado en el alimento balanceado.
  2. Para toda la acuicultura alimentada, el FIFO es de 0.22:1 (2015), o de 1:4.55 (por ejemplo, cada kilogramo de pescado silvestre soporta la producción de 4.55 kg de pescado de cultivo).
  3. Los FIFO en declive reflejan el uso de la harina y el aceite de pescado como ingredientes estratégicos en puntos claves en los ciclos de producción de la acuicultura, con una tendencia hacia la optimización de sus contribuciones nutricionales.

Se ha declarado y difundido ampliamente en los medios y plataformas de conferencia, que cinco, o aún más, kilos de pescado silvestre de alimento/pescado industrial son cosechados para producir, por medio de la harina y el aceite de pescado en el alimento acuícola, solo un kilo de salmón cultivado. Esto usualmente es expresado como un ratio pescado requerido: pescado obtenido (FIFO) de 5:1.

Este ratio probablemente entró en lenguaje común por medio de los artículos académicos, notablemente los de Tacon y Metian (2008)i - los cuales presentan un FIFO de 4.9:1 para el salmón cultivado, y Naylor et al. (2009)ii - quienes utilizaron 5:1.

En el contexto de la preocupación sobre la sobrepesca y sobre cómo alimentar a una población mundial creciente, utilizar cinco kilos de pescado para producir un kilo de pescado parece ser un desperdicio e ineficaz. Los críticos usualmente insisten en que pescar para producir harina y aceite de pescado para la acuicultura o alimento balanceado de animales terrestres simplemente no es aceptable en términos de uso de recursos y debería ser prohibido o restringido considerablemente.

En resumen, esta afirmación de 5 a 1 daña la aceptación pública, comercial y política del uso de la harina y el aceite de pescado en el alimento acuícola. ¿Cómo puede su uso ser responsable y sostenible si ese es el ratio?

P. ¿Son correctas las cifras FIFO de 5:1?
R.
 No. De hecho el FIFO del salmón para el 2010 (utilizando información de Tacon y Metian), pero recalculado por el Dr. Andrew Jackson, Director Técnico de IFFO, fue de 1.4. En otras palabras, solo 1.4 (NO cinco) kilos de pescado se usaron como alimento para producir cada kilo de salmón de cultivo. Ahora esa cifra ha disminuido por debajo de 1, a 0.82, lo que quiere decir que más salmón de cultivo está siendo producido que el pescado utilizado para alimentación.

El salmón es solo una de las especies de cultivo. Considerando todo la acuicultura alimentadaiii el FIFO exacto es de 0.22:1, lo que significa que la acuicultura global utiliza solo 220 g de pescado silvestre por cada kilo de pescado y crustáceos de cultivo producido. Globalmente la acuicultura está realmente produciendo cuatro veces y media más mariscos de cultivo que el pescado para alimentación que utiliza, mediante la harina y el aceite de pescado. La contribución de los ingredientes marinos a los alimentos balanceados para estas especies es esencial ya que los factores nutricionales brindados por estos materiales no pueden ser brindados por otros ingredientes, o al menos solo con una reformulación considerable, la provisión de micronutrientes individuales selectos y, por supuesto, un costo adicional considerable.

P. Estos FIFO más bajos brindan una imagen mucho más positiva de la eficiencia de utilizar harina y aceite de pescado en el alimento de acuicultura. ¿Cómo fueron calculados?
R.
 Previamente, Andrew Jackson de IFFO tomó la misma información que fue utilizada por Tacon y Metian y estudio el método por el cual ellos calcularon un FIFO de salmón de 4.9:1. Encontró dos errores importantes:

  1. Tanto la harina como el aceite de pescado fueron utilizados en el alimento de acuicultura, en montos variados de acuerdo a la especie y la etapa de crecimiento. Los cálculos previos abordaron cuánto pescado silvestre fue necesario para producir el ACEITE de pescado requerido para producir un kilo de salmón. Como el uso de aceite es comparativamente alto en el alimento balanceado de salmón, este enfoque elevó el FIFO y una cantidad considerable de harina fue ignorada o ‘desechada’ en este método. El Dr. Jackson desarrolló una nueva ecuación para calcular el FIFO, la cual refleja una situación real donde toda la harina y todo el aceite de pescado producidos eran realmente utilizados, con algunas especies como el salmón utilizando proporciones más altas de aceite y algunas como el camarón utilizando proporciones más altas de harina. El Dr. Jackson contrastó su cálculo utilizando su propio FIFO al igual que el de Tacon y Metian para determinar cuánto pescado silvestre fue utilizado anualmente como alimento y comparó esto contra las mejores cifras reales de captura y uso disponibles de la información de la FAO. El FIFO de Jackson se adaptó mucho mejor. Las cifras del 2015 han sido actualizadas de manera consistente con este enfoque.
  2. Segundo, los cálculos previos habían supuesto que todo la materia prima utilizada en la producción de harina de pescado era pescado silvestre entero capturado. De hecho un estudio de IFFO del 2010 mostró que 25% de la producción fue derivada de los sub-productos del procesamiento de pescado – cabezas, vísceras, huesos y otros desechos de fileteado. Así que el pescado silvestre representó solo el 75% de la materia prima. El Dr. Jackson corrigió el cálculo FIFO para reflejar esto y los FIFO disminuyeron aún más, ya que la misma cantidad de pescado de cultivo estaba siendo producida con 25% menos pescado industrial/de alimento. Los detalles de los cálculos del Dr. Jackson fueron presentados en un artículo en Aquaculture Europe en 2009iv. Para el cálculo del 2015, hemos nuevamente actualizado la cifra de contribución del sub-producto, la cual, basada en el reporte de Jackson y Newton (2016), es de 33%.

La tabla resumen a continuación muestra que los FIFO, además de ser menores a los que habían sido declarados, siguen disminuyendo de manera constante. Si tomamos el ejemplo del salmón, en 2010 fue de 1.4, comparado con 2.6 en el 2000, luego alcanzó 0.82 en el 2015. La misma tendencia se aplica a otras especies.

Los FIFO están disminuyendo y esto continuará como resultado de:

  1. el uso de volúmenes crecientes de desecho de sub-producto para fabricar harina y aceite de pescado;
  2. una mejor conversión de alimento a aumento de peso vivo en la granja de peces (tecnología y sistemas de cultivo mejorados);
  3. el uso de porcentajes cada vez menores de harina y aceite de pescado en el alimento balanceado de peces;
  4. el uso más estratégico de la harina y el aceite de pescado en el alimento acuícola.

P. ¿Estos FIFO son aceptados por los científicos, la cadena de valor y las ONG?
R.
 Desde el 2009 cuando Jackson recalculó los FIFO y hasta la fecha, los FIFO revisados y el método de cálculo han sido presentados en más de 20 conferencias y reuniones con actores clave de la cadena de valor. Fueron el tema de un artículo importante en la revista de la Sociedad Europea de Acuicultura, Aquaculture Europe, en Setiembre del 2009vi y fueron publicados de nuevo por la OCDEvii en 2010.

Luego de la publicación en Aquaculture Europe, Naylor et al (2009) criticaron este método y dijeron: “Alternativamente, si uno supone que no existe un requerimiento mayor de aceite de pescado y ambos ingredientes son tratados de igual manera en el cálculo, entonces el FI/FO sería menor. Esta última suposición permite sumar todas las especies para llegar a un gran total, porque el exceso de harina o aceite de pescado de la dieta de cualquier especie es consumido a la larga por otra especie de pescado o ganado, o hasta por humanos en el caso del aceite de pescado residual. Sin embargo, este tipo de cálculo oculta el hecho de que la creciente demanda de especies con alto contenido de aceite de pescado puede llevar a un aumento continuo en la cantidad de pescado de forraje utilizado en el alimento balanceado".

Sin embargo, dado que el valor económico del aceite de pescado por tonelada producida es igual al de la harina de pescado, este argumento no tiene mucha lógica.

El comité de supervisión de las "Mejores prácticas de acuicultura" (BAP, por sus siglas en inglés) de Global Aquaculture Alliance acaba de adoptar el FIFO como ha sido calculado por IFFO, como una medida en sus estándares BAP.

P. ¿Pero no podría el pescado utilizado para la producción de harina y aceite de pescado contribuir más a alimentar el mundo si fuera destinado directamente al consumo humano?
R.
 Este no es el caso, y esta pregunta es respondida en detalle en otra Declaración Posicional de IFFO. La declaración cita un trabajo de Ulf N. Wijkström, el cual busca identificar si existe una demanda real de consumo humano para las varias especies utilizadas para producir harina de pescado. Por ejemplo, clasificó al menhaden y al lanzón como especies de forraje que no están en demanda para nada como alimento; y a todas las poblaciones principales de anchoveta, incluyendo aquellos de la pesquería masiva de América del Sur, como mercados de consumo humano pequeños o especializados, con la mayoría de la producción destinada a la harina de pescado.

En general Wijkström concluyó que no hay mercados de consumo humano para la mayoría de los pescados industriales/de alimento. También concluyó que alimentar a los peces y camarones de cultivo con harina y aceite de pescado expande el suministro efectivo de pescado para el consumo humano por 7-8 millones de toneladas por año.

P. ¿Los FIFO son realmente la mejor medida de eficiencia?
R.
 Francamente, no, pero son una de las más citadas - por eso tiene que ser abordado.

Ni el FIFO ni la tasa de conversión de alimentos (FCR) son verdaderas medidas de eficiencia nutricional, y lo que la harina y el aceite de pescado brindan al alimento acuícola desde una perspectiva nutricional va mucho más allá de un simple suministro de proteína y energía. Es por eso que IFFO describe los ingredientes marinos como ingredientes estratégicos, porque además del crecimiento del animal de cultivo, también hacen contribuciones importantes de salud, bienestar y calidad. Este punto de vista es respaldado por estudios científicos.

También hay que recordar que los peces convierten el alimento balanceado a carne de manera mucho más eficiente que cualquier otro animal, incluyendo los cerdos y las aves de corral.

Mucho más importante que el ratio FIFO es la necesidad de asegurar que las pesquerías y fábricas que suministran harina y aceite de pescado a la industria son administradas responsablemente en términos de medioambiente y seguridad. IFFO ha presentado su Estándar Global de Suministro Responsable para la harina y el aceite de pescado (conocido como IFFO RS), el cual es una herramienta que puede ser utilizada por la fábrica para demostrar su política de compra de materia prima y sus buenas prácticas de fabricación. Se puede encontrar más información acerca del Estándar RS aquí. FIFO es una manera relativamente burda de administrar los niveles de ingredientes marinos en el alimento acuícola y si hay un abastecimiento responsable de material entonces la aplicación del concepto es imperfecta.


Albert G J Tacon and Marc Metian: Global overview of the use of fish meal and fish oil in industrially compounded aquafeeds: Trends and Future Prospects. Aquaculture, 285:146–158. 2008

ii Rosamond L. Naylor, Ronald W. Hardy, Dominique P. Bureau, Alice Chiu, Matthew Elliott, Anthony P. Farrell, Ian Forster, Delbert M. Gatlin, Rebecca J. Goldburg, Katheline Hua, and Peter D. Nichols: Feeding aquaculture in an era of finite resources. Proceedings of the National Academy of Sciences, Volume 106, no. 36, 2009

iii La expresión ‘acuicultura alimentada’ se refiere a peces y crustáceos (camarón) de cultivo alimentados con alimento compuesto de fábrica, los cuales normalmente incluyen harina y aceite de pescado.

iv Andrew Jackson: Fish In- Fish Out, Ratios Explained. Aquaculture Europe, Volume 34 (3) 2009.

v C.J. Shepherd & A.J. Jackson, Global fishmeal and fish oil supply - inputs, outputs, and markets 6th World Fisheries Congress, Edinburgh 2012. Andrew Jackson: Fish In- Fish Out, Ratios Explained. Aquaculture Europe, Volume 34 (3) 2009

vii Andrew Jackson and C J Shepherd (2010), Proceedings of Workshop on Advancing the Aquaculture 15-16 April, 2010, OECD