Informe de Oceana sobre la harina de pescado negra en el Perú

El 13 de febrero de 2019, la ONG Oceana publicó un Comunicado de Prensa sobre la producción de harina de pescado ilegal en Perú. La comunicación cita los resultados de un informe de Oceana sobre el desvío de aproximadamente 150,000 toneladas de la anchoveta del consumo humano directo a la fabricación de harina de pescado. 

Cualquier actividad ilegal en las pesquerías que suministran materia prima para la fabricación de harina de pescado es obviamente inaceptable, e IFFO recomienda la adopción del esquema de Suministro Responsable de IFFO, que es el único esquema de certificación de plantas de harina de pescado, para abordar los problemas de suministro de materia prima. 

En Perú, la gran mayoría de la captura anual de la anchoveta peruana, Enrgaulis ringens, se utiliza para la producción de harina y aceite de pescado. En 2018, la cuota asignada a la pesca industrial (fabricación de harina y aceite de pescado) superó los 5 millones de toneladas. La pesquería artesanal costera que proporciona pescado para el consumo humano directo a través de la industria conservera opera a lo largo de la costa peruana y la FAO1 señala que tiene una captura total de algo más de 700,000 toneladas (2008) que comprende aproximadamente 220 especies, de las cuales el 80% son peces de aleta. Esta historia se refiere a esa pesquería artesanal que opera fuera de la pesquería industrial, separada tanto desde el punto de vista geográfico como desde una perspectiva regulatoria. La pesca artesanal captura pescado para consumo humano directo, y aunque no debe haber justificaciones para actos ilegales, debe haber genuinas razones de mercadeo por las cuales la captura de anchoveta es de aproximadamente 150,000 toneladas y ésta ha terminado como harina de pescado en lugar de alimento.

El uso de la anchoveta peruana como alimento en lugar de alimento balanceado es algo que según IFFO2 presenta algunos desafíos considerables para el desarrollo de los mercados locales en Perú. Después de décadas de inversión del gobierno peruano en la extracción de los beneficios nutricionales de la anchoveta para consumo humano directo (DHC), solo ha habido una captación muy limitada de la especie en el mercado. En 2011, las cifras para el volumen de DHC fueron 1.75% de la cuota total, es decir, un volumen minúsculo del total. Esta es una pesquería que tiene un mercado limitado como alimento.

Sin embargo, es ampliamente reconocido en todo el mundo como una contribución esencial a los mercados de alimentos balanceados para animales a través de volúmenes mucho mayores. Es importante entender esta perspectiva.

A pesar de la redacción del informe de Oceana, Perú ha demostrado recientemente un gran liderazgo en la transparencia de las pesquerías, poniendo a disposición del público a finales de 2018 los datos de seguimiento de sus buques de pesca nacionales a través de Global Fishing Watch. Oceana3 fue un gran partidario de ese movimiento.

IFFO lee que la Organización Nacional de Pesca en Perú, la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP), ha estado trabajando activamente con el gobierno y los reguladores peruanos para comprender mejor la situación y tomar medidas donde sea posible para combatir la fabricación de harina de pescado a partir de materias primas ilegales. IFFO respalda este enfoque y apoya ampliamente cualquier medida que se tome para contrarrestar cualquier actividad ilegal en la pesca en cualquier parte del mundo.

IFFO recomienda respaldar las plantas de harina de pescado certificadas con el esquema de Suministro Responsable de IFFO (IFFO RS) que, con plena trazabilidad en operación, son un medio para administrar y eliminar cualquier riesgo inherente de actividades de pesca ilegales.  

[1] http://www.fao.org/fishery/docs/DOCUMENT/fcp/en/FI_CP_PE.pdf

[2] http://www.iffo.net/system/files/Peru%20Anchovy%20-%20Feed%20not%20Food%20factsheet_110917.pdf

[3] https://globalfishingwatch.org/press-release/perus-vessel-tracking-data-now-publicly-available/

Última actualización: 21 de febrero de 2019