Materia Prima

El pescado crudo fresco y/o los recortes de pescado se cocinan, prensan, secan y muelen para producir harina de pescado altamente nutritiva. El aceite de pescado es normalmente un líquido marrón/amarillo claro prensado del pescado cocinado y normalmente refinado. El pescado utilizado para la producción de harina y aceite de pescado se puede dividir en tres categorías:

  1. Pez entero pequeño y huesudo utilizado para la producción de harina de pescado y aceite de pescado.
  2. Subproductos como recortes de pescado y despojos de la industria del consumo humano.
  3. Capturas incidentales de otra pesquería que no puede utilizarse para el consumo humano

La materia prima de los peces enteros capturados para la producción de harina de pescado son principalmente peces pequeños, huesudos, oleaginosos, de vida corta y crecimiento rápido que tienen poca o ninguna demanda de consumo humano. Los subproductos tales como los recortes de pescado del sector de procesamiento se utilizan cada vez más como una fuente valiosa para la producción de harina de pescado y aceite de pescado. Muchas de las críticas sobre la gestión de las poblaciones son infundadas ya que las pesquerías de origen se encuentran entre las mejores gestionadas a nivel mundial, y estos son recursos naturales renovables que respaldan la producción mundial de proteínas. Esto es una función del rápido crecimiento, la alta productividad y los altos niveles de reclutamiento que a menudo se observan en estas poblaciones de peces, donde, a menudo, la mayor influencia en la variabilidad de las poblaciones son las condiciones ambientales (en vez de la presión de pesca). A menudo no existen mercados de consumo humano directo para estas especies, y respaldan la producción de proteínas para las cuales existe una demanda muy real, así como el aceite de pescado que se usa directamente para lograr beneficios para la salud humana y animal. La pesca de especies de captura generalmente está bien gestionada y regulada para garantizar una pesquería sostenible que continuará floreciendo. Los peces se capturan utilizando redes de pesca con tamaños de malla especificados por el gobierno. El área donde se capturan y el tiempo de captura serán determinados por los controles gubernamentales para garantizar que se mantengan las cuotas. Muchas embarcaciones cuentan con rastreadores que permiten el seguimiento por satélite. Esto ayuda a las autoridades gubernamentales a controlar que la pesca se realice dentro de las áreas y tiempos acordados. Además, las embarcaciones a menudo se controlan en el desembarque. Su captura se monitorea para determinar el tipo de pescado capturado, el tamaño, dónde se capturó y el momento de la captura.

Mantener la calidad óptima de la materia prima es fundamental para garantizar una harina de pescado y aceite de pescado de buena calidad que proporcionen un valor nutricional óptimo y obtengan precios superiores. Por lo general, el agua de mar refrigerada se utiliza para enfriar los peces y mantenerlos frescos, evitando daños.