Desarrollo de futuros alimentos balanceados acuícolas y el uso de la harina de insectos: una perspectiva de la harina de pescado

Unos días después del taller de cultivo de insectos en Escocia, IFFO publicó un artículo en Fish Farmer.

Para empezar, probablemente es útil aclarar algunas perspectivas. Quizás sorprendentemente para los lectores de Fish Farmer, IFFO (la Organización de Ingredientes Marinos) reconoce la importancia y la necesidad de la producción de nuevos ingredientes para alimentos balanceados acuícolas. Como todos los involucrados en la acuicultura saben, el sector continúa creciendo a lo largo del tiempo, y con ese crecimiento surge una necesidad cada vez mayor de alimento balanceado. Los ingredientes marinos, especialmente la harina y el aceite de pescado son componentes importantes de los alimentos balanceados acuícolas, y esa posición no está amenazada. Los cultivos terrestres, como la soya y el trigo, que se han utilizado como sustitutos parciales de proteínas y grasas en los alimentos balanceados, no están diseñados para proporcionar aumentos significativos en la producción, ya que simplemente no existe la oportunidad de cultivar cultivos adicionales en regiones no desarrolladas del medio ambiente terrestre en todo el mundo. Lo que se requiere es una gama de ingredientes novedosos que complementen el uso de harina y aceite de pescado, aseguren las eficiencias de producción y la salud de las poblaciones de cultivo y mantengan la calidad de los peces de cultivo, sin tener ningún impacto ambiental significativo adicional dentro de un sector global de ingredientes de alimentos balanceados para animales. El cultivo de insectos y la producción de harina de insectos parece encajar bastante bien con ese punto de vista.

Algunas de las opiniones expresadas durante el día expusieron desafortunadamente posiciones mal informadas sobre los impactos ambientales de la producción de harina y aceite de pescado. Es de suponer que esta es una estrategia para comunicar los beneficios percibidos de la cría de insectos al tener credenciales ambientales aparentemente superiores en la mente de algunos. Hay un lugar para la producción de nuevos ingredientes, pero seamos claros: la gran mayoría de la producción de harina y aceite de pescado es sostenible con al menos el 50% de la producción anual certificada como proveniente de pesquerías administradas de manera responsable. Además, la producción de harina de insectos tiene un largo camino por recorrer para alcanzar los volúmenes comerciales que el sector de ingredientes marinos ha estado suministrando durante décadas y sobre los cuales se funda la moderna industria de la acuicultura. Los nuevos ingredientes deben permanecer más enfocados en sus propias historias y menos en criticar a otros si quieren madurar en industrias comercialmente viables por derecho propio.

Desde la perspectiva de la producción, escuchamos muchos detalles sobre la investigación y las unidades de producción comercial a pequeña escala. La producción de insectos para alimento balanceado parece estar enfocada en la Mosca Soldado Negro (BSF). Con BSF hay un considerable sustrato disponible que podría utilizarse para alimentos balanceados para el cultivo de BSF, y eso en sí mismo hace que el sistema sea potencialmente útil para lograr un suministro de proteínas de recursos de bajo valor. Cuando algunos de esos recursos ya se usan como ingredientes directamente para alimentos balanceados acuícolas (por ejemplo, DDGS, microalgas), entonces uno se pregunta si vale la pena agregar otro nivel trófico en el proceso de producción, ya que conlleva consideraciones de costo e impacto ambiental. Un punto fascinante fue que los propios insectos producen material de desecho fecal (conocido como excremento), que también conlleva algunos problemas reglamentarios y prácticos de eliminación.

En términos de cantidades de producción, la discusión indicó que en realidad hay solo una escala piloto, o volúmenes comerciales muy pequeños en la actualidad, aunque también hubo cierta confusión aparente entre los volúmenes citados de insectos y los volúmenes de harina de insectos real. La relación de reducción de insectos (es decir, pupas) a la harina se citó como aproximadamente 4-5: 1, que es similar a la harina de pescado, lo que sugiere que cualquier equivalencia en la producción global de harina de insectos requerirá que se produzcan aproximadamente 20 millones de toneladas de insectos cada año. Eso está muy lejos de los volúmenes actuales.

Desde una perspectiva nutricional, escuchamos que la harina de insectos tiene un perfil de aminoácidos similar a la harina de pescado. Esta debe ser una harina de pescado estándar, de algún modo científicamente definida, porque, como saben los expertos en la industria, las harinas de pescado difieren en composición dependiendo de la materia prima, por lo que el perfil de aminoácidos cambia según la especie de pescado que está presente en el material derivado. Dejando de lado este hecho, parece que hay un fuerte punto de diferencia entre la (s) harina (s) de pescado y la harina de insecto con respecto a los otros micronutrientes presentes, tales como las vitaminas y minerales que están presentes en concentraciones ricas en harina de pescado y que las compañías de alimentos balanceados saben son cruciales para la fisiología y el crecimiento de los peces. En este sentido, no menos importante es la presencia de ácidos grasos omega-3 de cadena larga en la harina de pescado, y habiendo visto una imagen de la porción de grasa de la harina de insecto en el taller, que parecía ser sólida a temperatura ambiente (es decir, altamente saturada), parece que hay poca comparación de calidad con respecto a los lípidos.

Otros problemas nutricionales incluyen la presencia de quitina y la necesidad de su eliminación o manejo en el producto, ya que tiene una digestibilidad comparativamente baja con diferentes especies de peces que tienen perfiles de enzimas quitinolíticas aparentemente diferentes.

Esta fue una plataforma de intercambio de información interesante y útil en una sala llena de entusiasmo por una nueva industria potencial y lo que podría significar para Escocia. Puede ser importante, pero al igual que con todos los ingredientes de alimentos balanceado acuícolas, deben ser complementarios a las fuentes marinas, para garantizar que se pueda lograr el beneficio nutricional óptimo de las harinas y aceites de pescado en apoyo de los productos acuícolas de alta calidad.

https://issuu.com/fishfarmermagazine/docs/fish_farmer_march_2019