Ácidos grasos omega-3

El Aceite de Pescado y la Salud Humana

Los pescados grasos son la fuente principal de omega-3, el EPA y el DHA, reconocidos mundialmente como factor clave en la salud humana. Una parte importante de los peces grasos capturados no es comestible.  Gracias a la producción de harina y aceite de pescado, el EPA y el DHA son devueltos a la cadena alimentaria humana vía suplementos de aceite de pescado, así como vía peces cultivados e incluso animales de cría.
EPA y DHA que se encuentran en el aceite de pescado han sido el tema de numerosos estudios demostrando que confieren varios beneficios para la salud (ver tabla abajo).

Los organismos científicos regulatorios y expertos generalmente recomiendan 250-500 mg de EPA y DHA por día para la prevención primaria de enfermedades crónicas, aunque de acuerdo con un estudio realizado por Mozaffarian (2008)[1], se piensa que esta cantidad es la ingesta diaria mínima para garantizar la reducción del riesgo de eventos cardiacos fatales.

La Tabla 1 enumera una serie de beneficios para la salud que se atribuyen al consumo regular de EPA y DHA, junto con una clasificación en función del nivel de apoyo científico.

Tabla 1: Beneficios para la salud asociados con el consumo de EPA y DHA y niveles de evidencia de apoyo

Fuente: Adaptado de “What is so healthy about Seafood?”. Gobierno de Australia, Investigación Pesquera y Corporación de Desarrollo.

EPA y DHA son especialmente importantes para las mujeres embarazadas debido a estos ácidos grasos esenciales, los cuales son claves para el desarrollo del cerebro fetal y podría ayudar en la prevención y tratamiento de la depresión post-parto. También han demostrado ser beneficiosas para el desarrollo de bebés/infantes – especialmente para el sistema nervioso incluyendo el cerebro y los ojos.

Marina de Omega-3 - Las grasas más saludables

Cada vez hay más evidencia que los ácidos grasos esenciales Omega 3 de cadena larga que se encuentran en el medio ambiente marino son esenciales para la salud y el desarrollo humanos. Este cortrometraje explica los orígenes de estas importantes grasas que se encuentran en el medio ambiente marino y explica cómo las últimas investigaciones muestran que todos deberíamos considerar incrementar cuánto EPA y DHA consumimos para asegurar nuestra salud y la de nuestras familias.