¿Qué son los ingredientes marinos?

Los océanos son las fuentes de vida que sustentan diversas formas de vida marina.  Los ingredientes marinos son productos alimenticios que derivan de organismos marinos como el pescado, el krill, los mariscos y las algas. Se emplean principalmente para el consumo humano o como alimento para animales. La sostenibilidad es un factor importante en la crianza de cualquier forma de vida marina para asegurar el crecimiento y mantenimiento continuo de los habitantes del océano.

A pesar de que la harina y el aceite de pescado son dos de los ingredientes marinos más conocidos, otros menos conocidos se están volviendo gradualmente importantes.  Nuevos desarrollos y técnicas permiten el uso de subproductos y flujos de residuos para asegurar que los ingredientes valiosos se recuperen y utilicen.   Las proteínas y péptidos marinos concentrados producidos por hidrólisis enzimática de chitosán, presente tanto en el caparazón de los crustáceos como en los productos hechos a partir de diferentes algas, se encuentran entre los pocos nuevos productos obtenidos a partir de recursos marinos.  Además, el mercado de nutracéuticos, como los los concentrados de ácidos grasos omega 3 EPA y DHA, utilizados en cápsulas y suplementos ha crecido rápidamente y no da señales de desaceleración.  También existe un número cada vez mayor de productos de origen marino que se utilizan en productos farmacéuticos autorizados.  Las algas de cultivo intensivo se utilizan cada vez más en la extracción de importantes ácidos grasos omega 3. Esta tecnología es constantemente investigada y desarrollada.

Los ingredientes marinos pueden utilizarse en una amplia gama de aplicaciones, desde su tradicional uso como ingrediente de alimento para animales hasta aplicaciones en suplementos alimenticios para la salud, productos farmacéuticos y cosméticos.

La harina

La harina de pescado es una harina marrón elaborada mediante el cocido y molido de pescado crudo fresco y/o de recortes y menudencias de pescado. El aceite de pescado es un líquido claro marrón/amarillento obtenido al exprimir pescado cocido (ver Producción) y generalmente es refinado.

La harina y el aceite de pescado se producen de la captura de peces de vida corta, y de rápido crecimiento para los cuales existe poca o ninguna demanda para el consumo humano y algo proveniente de subproductos de pescado generados durante el procesamiento para consumo humano.  Los peces enteros son principalmente pequeños, oleaginosos y huesudos por ejemplo, anchoveta, jurel, menhaden, capelán y lanzón.

Los recortes y menudencias, que ahora también se utilizan,  constituyen alrededor de un 25% de la materia prima para la producción de harina de pescado. Esto se produce a partir de pescado blanco que es bajo en aceite (la mayor parte del aceite está en el hígado) o de los descartes de peces oleaginosos tales como el arenque, jurel etc.


La harina de pescado está compuesta normalmente de entre un 60% y 72% de proteína, entre un 5% y 12% de grasa, que es rica en ácidos grasos poliinsaturados de cadena muy larga omega-3 EPA y DHA beneficiosos para la salud, normalmente llamados omega-3 (los productores pueden proporcionar detalles del tipo de materia prima utilizada junto con el contenido típico de nutrientes).
La alta calidad y concentración de nutrientes esenciales, especialmente de los amino ácidos,bien equilibrados ácidos grasos esenciales, y su contenido energético hacen que la harina de pescado sea un ingrediente indispensable en las dietas de la mayoría de las especies acuícolas y muchos de los animales terrestres de cría. El aceite de pescado se utiliza principalmente en alimentos balanceados para peces de cultivo pero también se utiliza para elaborar cápsulas que contienen los ácidos grasos omega-3, como suplemento para la salud humana.

Debido a su alto contenido de omega-3 la harina de pescado es un ‘alimento balanceado funcional’ natural que proporciona beneficios para la salud y el bienestar de los animales terrestres de cría. Los productos de carne, leche y huevos de animales de cría alimentados con harina de pescado con un alto contenido de omega-3 son, a su vez, alimentos funcionales que benefician a la salud humana.

La Cadena de Valor de la Acuicultura es un ejemplo de cómo la industria de la harina y el aceite de pescado enlaza con otros negocios que se encuentran más abajo en la cadena alimentaria